viernes, 23 de abril de 2010

AUULLIDO NOCTURNO...


Déjame recorrer tu miedo…
Déjame nadar en los rincones envenados de tu alma
Dejame vaciar sobre ti las últimas plegarias
Y así derramar el cáliz de tu sangre
Sangre de mi sangre
Dejame vivir contigo el último suspiro
Para atraparlo y convertirlo en el carcelero
De los adoloridos
Dame tu paz,
Dame tu luz
Sumérgete en mí
Las puertas del templo están abiertas para ti
Perturbadas e insaciables lloran desconsoladas
Ven, dame tu consuelo para morir tranquila entre tus brazos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada